Quimera

“Únete a la doctrina que logrará la paz y unión social. De otro modo, permítenos liberar tu mal a través de la muerte.”

¿Qué diferencia a los desviantes de los humanos? ¿Acaso no somos simplemente los hermanos mayores de los hombres? Desviantes y humanos tenemos un mismo origen, formamos una unidad y somos un núcleo que nos mantiene unidos en el gran torrente de la existencia.

Sin embargo, la armonía muchas veces es rota y la violencia de la guerra y la muerte tiñen todo de sangre, justificada por la búsqueda del poder, la dominación, la supremacía o incluso la destrucción por la libertad.

Quimera busca conservar y cuidar la unidad social; vivir en armonía con las otras criaturas del mundo y ayudarles a surgir, a alcanzar su  despertar y la paz definitiva. 

En el pasado, Quimera intentó lograr su misión evitando muertes e incluso apoyando desinteresadamente a otras facciones, sin embargo, su buena voluntad se convirtió en su mayor debilidad; traicionada y vilmente despedazada, sucumbió ante un aciago destino. Hoy Quimera se levanta con el mismo fin pero con otro motor. En el corazón de la batalla se encuentra el nuevo sentido de lucha para esta facción, que está dispuesta a todo para alcanzar la unidad para la especie humana, aunque eso implique guerra y muerte.

Quimera tiene las puertas abiertas a todo desviante que quiera unirse a sus filas, pero será implacable con quienes busquen alejarla de su objetivo. La experiencia les ha hecho comprender que la única forma de lograr la ansiada paz es acabar con los que se les oponen, unificándolos a todos y creando una realidad donde la armonía es posible, deshaciéndose de toda ideología contraria a la suya. 

Muchos miembros de Quimera han despertado tras experimentar estados de conciencia alterados, éxtasis físicos, placeres corporales e incluso experiencias religiosas. Estas mismas experiencias son las puertas hacia el flujo y la mayor forma de conexión con otros seres.

Los guerreros de Quimera se caracterizan por siempre apuntar a un elevado nivel espiritual y sensorial. Ellos usan estas ventajas para persuadir y controlar a su enemigo, pero no dudarán en recurrir a técnicas más violentas y oscuras para alcanzar lo que buscan. 

Con un fuerte respeto al planeta que nos alberga, es común encontrar a aborígenes, ambientalistas, deportistas y ascetas agrupados bajo esta gran bandera. 

La facción es comandada por los líderes tácticos y espirituales de la facción, los que permiten un dinamismo constante en cuanto al nivel jerárquico de sus tropas. Trabajando como un gran equipo, los roles pasan a segundo plano, dando importancia a las habilidades y destrezas de cada miembro sin importar su rango anterior. En Quimera hay una regla tajante: no existe el orgullo ni el individualismo.

Silenciosos como la noche y cargados de potentes venenos, los Quimera se cuelan entre las sombras buscando y dando caza a quienes quebrantan la unidad y destruyen la paz de la humanidad, dispuestos a tomar cuantas cabezas sean necesarias para llevar a humanos y desviantes a la anhelada unidad que merecen.