Corporación

“Los dormidos son el medio para alcanzar el porvenir desviante. Súmate, esto alcanza para todos nosotros.”

Para Corporación, el caótico y aberrante mundo moderno donde reina la desigualdad, hambrunas, falta de educación, violencia cívica y daño al medioambiente, sólo tienen un culpable: el incapaz dormido. La historia ha comprobado la tesis de esta facción, donde el humano gobernante no aprende de sus errores y jamás podrá lograr la utopía de un mundo equitativo.

Bajo esta premisa, los grandes líderes políticos y económicos del mundo, abierta o secretamente miembros de Corporación, han decidido que el futuro necesita un nuevo orden inminente, y ellos son los indicados para llevar a cabo esta tarea.
Corporación busca eliminar la desigualdad social a través de la regulación total de la economía. De esta forma, evitando el despilfarro Americano se dará oportunidades al dormido Africano, o la tecnología Oriental permitirá el progreso del Europeo del Este.

El humano debe ser homogeneizado y normado, siendo esclavos para la Corporación a cambio de unas migajas de bien común. Que la sociedad durmiente se estanque en su monotonía es un efecto colateral necesario de sufrir para alcanzar este fin superior.
Para Corporación, los miembros de esta facción merecen llevarse una gran parte de la producción del dormido, pues es gracias al orden generado por ellos que la sociedad se mantiene en equilibrio. Como ejecutores, merecen una vida de lujos y placeres del sistema neoliberal que el humano no sabe aprovechar y nunca alcanzará.

Los métodos que los grandes hombres de Corporación han decidido utilizar para lograr su fin incluyen regímenes totalitarios, control de medios de comunicación, regulación de recursos bancarios, la completa monopolización de productos de consumo y casinos, sin dejar de lado un fuerte brazo armado con lo último en tecnología
La evolución de estos desviantes ha potenciado su lado lógico-racional, muchas veces gatillada por elaborados planes motivados por la codicia.

A pesar de la unidad ideológica, Corporación posee dos grandes grupos: por un lado están los tradicionalistas, mayoritariamente compuesto por miembros de la Corporación de antaño, donde todo el poder debe centrarse en torno a un solo hombre feudal. Por la contraparte, existen jóvenes líderes que se separan de las antiguas generaciones; éstos creen necesario un total cambio de paradigma, basándose en un sistema dinámico que permita a todos manejar la forma de ejercer control sobre el dormido.

Corporación tiene tendidas redes de políticos, miembros formales o humanos bajo su control. Teniendo en su poder grandes industrias, farmacéuticas y centros de investigación tecnológica, esta facción ha hecho converger sus áreas en torno a la robótica y biotecnología. Es cada vez más común ver a agentes de Corporación portando armas y armaduras de tecnología de punta, acompañados de máquinas o drones, e incluso ya existe el primer batallón completamente autónomo. Las aplicaciones han ido un paso más allá, permitiendo la generación de clones en masa.

El manejo de inteligencias artificiales, sumado a sus equipos de hackers de élite, han permitido masivos robos de datos e información, así como también desvíos de recursos desde miembros de otras facciones y dormidos poderosos.
Corporación y sus enormes empresas han logrado, a través del consumismo, posicionarse en la sociedad como grandes aliados de los humanos. Saciando a las masas con todos los placeres y bienes materiales que ilusamente creen que les darán felicidad, Corporación extiende sus redes haciendo a los dormidos dirigirse por su propia cuenta hacia un monótono y subyugado destino.